Es norma de vida, implica la transformación del hombre desde el interior gracias al Evangelio y al mismo tiempo pretende multiplicar el anuncio de la Palabra al mundo mediante el ejemplo.